Segundo paso: Mejora tu vida recuperando tu centro

La persona que viene a mi consulta tiene un papel muy activo en su proceso, aunque siempre guiada por un profesional.  El proceso no es nada invasivo y muy respetuoso con el ritmo y realidad de cada persona, pero a la vez es profundo y rápido con respecto a otros tipos de terapias profundas.

Aunque integro diferentes modelos teóricos y técnica adecuada a cada persona y situación, el hilo común en mi consulta es la integración de la Terapia a través del Mandala. El Mandala combina aspectos del Mindfullness y la arteterapia.

¿Qué es la terapia a través del Mandala?

La terapia a través del Mandala parte de la visión integral del ser humano en su dimensión física, mental y emocional, es una forma de arteterapia, cada vez mas reconocida por sus beneficios terapeúticos. Fue introducida por Carl Jung, médico psiquiatra y psicólogo de gran influencia en la psicología moderna y en la psicoterapia.

 

¿En qué se parece y en qué se diferencia de otras terapias?

Se parece:

  • Eres acompañado y guiado por un profesional en un espacio seguro y de confianza.
  • Usa actividades y métodos  contrastados para favorecer la recuperación mental.

Se diferencia:

  • Usa el Mandala como herramienta principal para lograr esa recuperación.
  • La persona toma un papel mas activo en su proceso, favoreciendo asi la recuperación y su mantenimiento.

¿Beneficios de la terapia a través del Mandala?

Al ser un método integrativo de trabajo, tiene beneficios en todas las dimensiones del ser humano.

Nivel Fisico

  • Disminuye la tensión arterial.
  • Aumenta el sistema inmune.
  • Incrementa la relajación muscular.
  • Frena la reducción del cortex cerebral en la etapa de envejecimiento.
  • Mejora motricidad.

Nivel Emocional

  • Promueve la empatía.
  • Reduce la ansiedad y stress.
  • Favorece la autorregulación emocional.

Nivel psicológico

  • Aumenta la autoestima y autoconfianza.
  • Ayuda a superar la sensación de confusión.
  • Facilita el autoconocimiento.
  • Recupera la tranquilidad y energía.
  • Ayuda a desarrollar nuestro potencial.
  • Favorece la conexión cuerpo, mente y espíritu.
  • Aumenta la capacidad de atención y concentración.
  • Favorece la claridad mental.

Nivel social

  • Mejora nuestras habilidades comunicativas.
  • Mejora nuestra capacidad de trabajar en grupo.

Nivel cognitivo  (procesos cerebrales)

  • Aumenta la memoria.
  • Mejora el aprendizaje.
  • Mejora el proceso de toma de decisiones.
  • Aumenta nuestra creatividad.

¿Para qué es especialmente efectiva la terapia a través del Mandala ?

-Hiperactividad y falta de concentración.

-Violencia de género.

-Suicidio.

-Familias y pareja.

-Duelo.

-Ansiedad y depresión.

-Dificultades de aprendizaje.

-Fobias y miedos recurrentes.

– Traumas.

Como terapia complementaria en casos de:

-Enfermos de cancér en sus diferentes etapas.

-Fibromialgia.

-Alzheimer o deterioro cognitivo.

– Esquizofrenia

Por otro lado, también es muy efectiva como herramienta de crecimiento personal, situaciones de vida (embarazo, cambios, …) en los que requerimos poner en marcha nuevos mecanismos y ampliar la consciencia,  como facilitador de la expresión emocional cuando existen bloqueos conjuntamente con otro tipos de terapias, para la toma de decisiones, etc.

Existen diversos estudios científicos sobre salud que concluyen que el uso del Mandala es de utilidad terapéutica tanto en personas sanas como con patologías como esquizofrenia,  trastorno psicótico, disociativo, depresión, ansiedad o demencia.

Testimonio:

«Llevaba muchos años arrastrando una serie de sentimientos negativos hacia mi persona. El bloqueo llegó a ser tal que no era capaz de afrontar el mínimo obstáculo que encontrara en mi camino y si lo conseguía era la tarea más complicada del mundo. Soy una persona de una gran fortaleza mental pero estaba llena de miedos, de frustraciones, de cargas que no me correspondían. El peso que soportaba era ya demasiado para mí.

Ya conocía a Noemí Gil y me habló de su terapia y de lo beneficiosa que podrían ser para mí. Aunque no estaba muy por la labor (tenía serias dudas sobre cómo iba a poder ayudarme el trabajo con los mandalas) me decidí a ir y bendita la hora.

Noemí, desde que la conocí, me transmitió mucha paz y mucha tranquilidad y lo más importante, no me sentí juzgada. Fue muy dura para mí, sobretodo, la primera sesión pues no era capaz de relajarme ni de dejarme llevar. Soy muy de pensarlo todo, de darle vueltas y vueltas y esta terapia requería todo lo contrario: tenía que dejarme llevar por mis emociones, dejarlas fluir y dejar la “cabeza” a un lado. Costó, pero según iba ahondando en mí y siendo consciente de cosas de las que hasta ese momento no lo era, fue cada vez más fácil dejar fluir mis emociones y ver las cosas desde otra perspectiva totalmente diferente. Gracias a que Noemí estuvo ahí, trabajando a mi lado y apoyándome pude lograrlo. Sus técnicas, su metodología, su manera de hacerte sentir cómoda y nunca juzgada, su empeño y sobre todo la pasión por lo que hace es lo que provocó en mí un cambio tan radical que a día de hoy no tengo casi nada que ver con la chica de la primera sesión.

El trabajo no acaba cuando sales de la sesión. Hay que trasladarlo al día a día y es una labor continua en nuestras vidas. Así pude aprender a gestionar el oleaje de emociones que me llevaron al punto en el que me vi y al que jamás regresaré, porque este aprendizaje ya me acompañará de por vida.

Ahora me siento segura, con confianza en mi misma, en que todo lo que me proponga soy capaz de llevarlo a cabo, me siento alegre, poderosa y, aunque me queda trabajo por delante (porque esto nunca acaba), tengo las herramientas necesarias para intentar solucionarlo y sobretodo la tengo a ella, apoyándome y brindándome su ayuda.

Gracias por todo Noemí Gil y por la gran labor que realizas.»



Los comentarios están cerrados.

1
Hola,
Soy Noemí, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by